Conoce los diferentes tipos de velas ecológicas.

Tipos de velas ecológicas. Ventajas e inconvenientes.

Sabemos que las velas de cera de abeja están hechas con productos 100% naturales y que no son tóxicas, pero ¿existen otros tipos de velas que sean también ecológicas y no tóxicas? ¿Qué diferencias hay con las nuestras?

 

Velas ecológicas: soja, palma y cera de abeja.

Actualmente, podemos encontrar velas de soja y de palma, que a diferencia de las de parafina, pueden no ser tóxicas. Para poder tomar una decisión informada y comprar las que mejor se adapten a nuestros gustos y necesidades, deberíamos conocer cuales son las características que las diferencian. Además, con tal de hacer una valoración global, hay que tener en cuenta los ingredientes añadidos que puedan contener.

Si realizamos búsquedas online, encontraremos mucha información a favor y en contra de cada una de ellas. En mi opinión, las velas de cera de abeja son las que suelen ajustarse más a parámetros ecológicos, pero en esta publicación os dejo las características que más valoro y tengo en cuenta para tomar una decisión.

 

Velas de cera de soja. 

La cera de soja se obtiene a través de las semillas de soja, lo que da lugar al aceite de soja, que, a través de un proceso, se vuelve sólido. Esta cera se blanquea y se hidrogena con calor utilizando un catalizador de níquel. Debido a su bajo punto de fusión, puede contener endurecedores o algún otro producto que favorezca la duración de la vela y no todos los fabricantes suelen indicarlo. Justamente por el bajo punto de fusión, la cera de soja no permite darle a las velas ciertas formas.

La mayoría de la soja cultivada en el mundo es transgénica y procede de cultivos no sostenibles y, aunque existen cultivos de soja orgánica y bio, es muy importante asegurarse si se indica claramente cual es la procedencia de esta. 

La principal ventaja respecto a la cera de abeja es su precio. También permite añadir fácilmente pigmentos naturales para dar color y perfumes naturales para aromatizar, lo que las hace aparentemente muy atractivas. Pero, igual que con los demás añadidos, los fabricantes no suelen indicar si la fragancia o los pigmentos son naturales o sintéticos. 

En mi opinión, estas velas de cera de soja tienen una llama “fría”, más pálida y más pequeña y, además, no crean un ambiente tan acogedor. Además, la cera de soja puede volverse rancia. De hecho, uno de los motivos por los que se acostumbran a perfumar es para evitar el olor rancio que pueda desprender.

La mayoría de la soja del mundo, incluso la certificada como ecológica, procede de cultivos intensivos.

 

Velas de cera de palma.

La cera de palma se hidrogena a través de un proceso de fluctuaciones extremas de temperatura y presión. Es más económica que la cera de abeja y la cera de soja.

La llama es más cercana a la de la cera de soja que a la de cera de abeja; al igual que la de soja, puede volverse rancia, por ello se le suelen añadir perfumes para que no desprenda mal olor.

En mi opinión, el gran inconveniente, dejando de lado que la vela pueda ser mejor o peor, es el grave problema medioambiental que suponen la mayoría de cultivos del aceite de palma, así que debemos asegurarnos que proceda de cultivos ecológicos certificados. 

Foto aérea de deforestación. Selva tropical en Borneo, Malasia, destruida para dejar paso a las plantaciones de palma de aceite.

 

Velas de cera de abeja.

La cera de abeja de nuestras velas se utiliza en su estado original. Está cuidadosamente seleccionada y procede de la apicultura ecológica

Para su limpieza, utilizamos un proceso de decantación sin ningún tipo de tratamiento que altere sus propiedades. No está blanqueada, no se vuelve rancia y a pesar del paso del tiempo, se conserva perfectamente. Únicamente puede crear una pátina blanca en función de la humedad, pero esta desaparece fácilmente al frotarla con un paño de algodón.

La llama de una vela de cera de abeja es potente y cálida. Creo que la luz que desprende es especialmente hermosa y, además, el punto de fusión de la vela de cera de abeja es muy alto, por lo que no requiere de endurecedores ni retardantes.

vela cera de abeja

 

Elige tu vela.

Personalmente, siempre os animaré a utilizar alguno de estos tres tipos de vela antes que cualquier vela tóxica de parafina.

A la hora de elegir entre velas naturales y, si buscamos opciones sostenibles, sin duda la velas de cera de abeja son la mejor elección. Se trata de un producto natural, artesanal y de producción local. A pesar de que su coste sea algo más alto que las de soja o palma, creo que en el contexto de un mundo más consciente, la cera de abeja virgen aporta muchos beneficios. Os animo a ir probando y, como consumidores responsables, preguntar siempre por el origen de los ingredientes y el método de fabricación.

En resumen, si queremos emplear velas no tóxicas, no se trata de pensar únicamente en el origen de la cera: de abejas, soja o palma; sino que tenemos que pensar en como se ha producido, si es de cultivo ecológico o bio y que tipo de llama o luz buscamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *