Cómo limpiar la cera sobrante para reutilizarla

cera de abeja

¡No tires la cera de abeja sobrante del goteo o base de las velas! Puedes limpiarla y reutilizarla.

Vale la pena recuperar la cera sobrante de las velas para otros usos. Las abejas trabajan mucho para producirla y no se merecen que se desperdicie este material tan preciado.

Además de su uso para hacer velas, la cera de abeja se emplea también para la elaboración de productos medicinales o estéticos, para la restauración y conservación de muebles y para el mantenimiento y protección de las boquillas de los instrumentos musicales, por poner algunos ejemplos.

El proceso de limpieza es muy sencillo. Necesitamos:

· 1 cazo.

· 1 frasco de vidrio que podamos desechar (por ejemplo, de alguna conserva que hayamos utilizado).

· 1 trozo de tela porosa o malla mosquitera.

· 1 recipiente para poner la cera limpia. Hemos utilizado un frasco de vidrio, pero se puede usar una bandeja de hacer cubitos de hielo para obtener pequeños trozos.

· 1 bastoncito de madera para remover.

· Film de plástico o papel del horno.

Pasos a seguir:

Separamos, si podemos, los restos de la mecha que esté carbonizada. En caso de que sea muy complicado, no pasa nada, sólo es para evitar que se oscurezca la cera.

 

 

Con tal de fundirla, ponemos la cera, en el frasco de vidrio al baño maría. Intentaremos evitar que el agua hierba para conservar al máximo sus propiedades. Poco a poco se fundirá hasta hacerse totalmente líquida.

 

 

Cuando está fundida, la colamos o filtramos utilizando la tela porosa o la malla mosquitera y la vertemos directamente en el recipiente preparado. Toda la suciedad se quedará en la tela y así eliminamos los residuos de las mechas.

 

 

En caso de utilizar como recipiente final la cubitera, la forramos con film de plástico o papel del horno y vertemos la cera fundida a través de la tela o la malla, tal y como hemos hecho para el recipiente de vidrio.

Una vez fría, la cera se solidificará. Con tal de darle uso, tendremos que volver a fundirla utilizando el mismo método que hemos descrito, pero esta vez no hará falta filtrarla porque ya la tendremos limpia.

Como veis, limpiar la cera es muy sencillo, así que en las próximas publicaciones os iremos contando qué usos podéis ¡darle de forma fácil y sencilla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *